La rosa negra

Esa tarde de playa una dulce voz susurro a mi oído como dulce melodía…

Esa dulce voz nunca la he olvidado…

En su suave mano yacía una rosa negra: ¡Era para mí!

Aún conservo la rosa en alguno de mis libros…

Aún conservo la rosa negra que flaqueo mi corazón con ese intenso dolor: llamado desamor…

Al día siguiente volví al mismo lugar tratando de escuchar esa voz…

Mire al frente y ahí estaba el: susurrando al oído de otra bella joven…

Sin embargo, esta vez su suave mano llevaba un narciso…

La mirada de aquella bella joven resplandecía de alegría y la mía entristecía…

Mañana otra joven estaría en su lugar y llorara como yo: amargamente…

 

(copyright)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s