Tiempo difícil (metáfora)

 

Vi una puerta frente a mi así que crucé y encontré un largo camino sobre el océano el agua era tan calmada que tomé la decisión de continuar hasta el final, era una sensación exquisita sentir el agua tibia en mis pies, también mojé mi rostro. Seguí caminando y a mi paso encontré a una sirena muy hermosa tomando el sol cuando me miró exclamo:

–¿Qué te trae por este camino?

–Quiero llegar al final, quizá encuentre nuevas cosas—agregué un tanto nervioso.

–No vas a encontrar nada, sólo camino y más camino –agregó la sirena muy segura de lo que decía.

–¿Acaso tú has llegado hasta el final? – pregunté confundido.

–No. pero todos aquí están de acuerdo que es un camino sin final.

–Mmmmm no lo creo –le dije seguro de mis palabras.

–Pues allá tú—agregó la sirena con enfado.

Seguí mi camino un poco confundido con las palabras de la sirena, pese a todo mi inconsciente me ordenaba seguir y mi corazón me decía que había algo esperando por mi… caminé por horas para luego encontrar un grupo de tiburones que yacían junto al camino y uno de ellos al verme exclamó:

–¿Qué te trae por estas aguas aburridas?

–solo sigo el camino—le dije nervioso pues sabia la postura de un tiburón hambriento.

–Mmmm no lo creo –agregó uno de los tiburones obviamente con sarcasmo.

–Hay algo para mí—añadí molesto.

–Alla tu muchacho tonto, solo estas perdiendo el tiempo.

Seguí mi camino sin tomar en cuenta las palabras de aquellos tiburones hambrientos.

Por fortuna a unos pasos encontré una familia de delfines que cuando me vieron exclamaron:

–Vas a encontrar una luz y una bella isla espera por ti sólo sigue caminando.

–Gracias es bueno encontrar delfines como ustedes—le dije agradecido.

Era cierto unas horas después miré esa luz así que corrí y corrí y de pronto el camino llego a su final: había una hermosa isla con toda clase de frutos comestibles además de un arroyo con agua cristalina lista para beber…

Finalmente encontré lo que buscaba así que agradecí a la sirena, a los tiburones y por supuesto a los delfines, de alguna manera las palabras negativas me dieron fortaleza y las positivas una esperanza, desperté asustado todo había sido un bonito sueño así que esa mañana me levanté y fui en busca de mis sueños, esos sueños que yacen en mi inconsciente y en mi corazón…

(Dedicado a todos aquellos que día a día luchan por conservar un sueño)

(copyright)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s