El sol y la oscuridad

Fondo-Paisaje-Bonita-Luna-Llena-1024x768

 

El sol se hundía y pronto la noche llegaría, los pocos rayos del sol avanzaban como delgados hilos haciendo en el cielo un paisaje de polifacéticos pigmentos. Yo yacía en la mecedora tratando de no dejar esfumar lo que me mostraban. Por horas sentí la brisa de la noche recorrer mi rostro. En pocas horas la noche se hundiría en la nada y el alba llegaría a tocar mi ventana como cada mañana. Me levanté de mi lecho y asomé mi rostro buscando en la nada a mi padre, pensé que había regresado, mi mente me jugó un mal sueño como cada mañana. Me levanté y guardé en mi bolso el revólver viejo de mi padre, cabalgué en la potranca negra y al llegar al pueblo sabía dónde te podía encontrar así que me dirigí al figón donde todas las tardes tú bebías cerveza. Sabía que eras responsable de la muerte de mi padre así que decidí arrostrarte para que testificaras, cuando me miraste el color en tu rostro cambió inopinadamente venías hacia mí con el designio de asesinarme y arrostrarme, pese a todo, logré extraer a tiempo mi revólver y puedo juramentar que apreté el gatillo, los asiduos musitaban unos con otros, yo no creía de lo que había sido capaz de hacer deslumbrada por la tortura, de pronto la jurisdicción irrumpió entró en el figón, un hombre muy desaliñado y de mirada desgastada yacía atrás de mí, que fue arrestado por homicidio, él había girado del gatillo matando al hombre que días antes asesinara a mi padre, el hombre de aspecto desaliñado sólo pronunció unas palabras: “Esto fue en venganza de mi amigo”

¿Qué fue todo aquello?

No lo supe hasta que días después recordé al hombre de aspecto desaliñado: Era el coronel Santana que había peleado con mi padre por los derechos de los campesinos años atrás, después de esa mañana mi alma descansa porque mi padre ha sido vindicado.

Ahora cada mes voy a la prisión a visitar al coronel Santana que textualmente dio la vida por mi padre y quizá si él no hubiese llegado esa mañana el que estaría en prisión sería yo.

 (Microrrelato de un anónimo llamado inconsciente)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s