Aquella flor

 

 

postal-jarron-con-flores

Ella floreció con el tiempo, él la arrebató de su vergel y la mató poco a poco en el búcaro de cristal. Cada día acomodaba un poco de agua. Ella moría con su pesar y él le decía: eres tan bella y para siempre desearía permanecer contigo en el búcaro. Su color se desvaneció, su fragancia se perdió en la nada, la tersura de sus pétalos marchitó con el paso del tiempo. Finalmente, ella murió y el lloro anegando su habitación con llanto inmensurable, no podía con su pesar. Ella voló como lo hacen las hojas secas del ocaso. Y él murió con sus propias lágrimas sin imaginar que él la había matado cuando la arrebató de su vergel donde ella debía quedarse como todas las flores que mueren en su tiempo y no cuando alguien más decide su tiempo de vida.

2 respuestas a “Aquella flor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s