Árbol sesgado (Relato corto)

hqdefault

Acto I

Maya corrió apresurada con rumbo a la escuela de su hijo Borja de apenas 8 años. Cruzó la avenida Vasconcelos y siguió caminando por el callejón del beso, si se apresuraba llegaría en 5 minutos a la escuela primaria con un minuto de retraso. Pero al final del callejón miró una escena que la dejo gélida como un trozo de hielo al ver a Eira su sobrina besando a un sujeto que ella muy bien conocía: Favio. Sigilosamente se regresó y caminó por la calle Abasolo ya estaba muy retrasada, pero mientras las lágrimas corrían por sus ojos siguió caminando deprisa no podía abandonar a Borja y menos sabiendo que la delincuencia estaba a la orden del día, al ver a su hijito lo abrazó gimiendo a lo cual Borja respondió con una interrogante finalmente Maya tuvo que inventarle un cuento que ni ella se creía y tomados de la mano regresaron a su casa.

Acto II

Durante días Maya estaba inmersa en sus pensamientos tratando de asimilar lo que ocurrió en el callejón del beso, durante años ella fue una mujer obsecuente y diligente al cuidado de su hijo, aspiraba tener una familia unida, en equilibrio. Eira su sobrina había vivido con ellos los últimos 15 años y el lunes ulterior se graduaría como químico biólogo, en tanto Maya la había visto como su hija después de que su hermana falleciera en un fatal accidente en las vías del tren, había prometido hacerse cargo de ella y cuidarla sin importar lo que sucediera.

Acto III

Esa tarde después de la comida Favio se recostó en la hamaca que yacía bajo el viejo almendro, Maya aprovechó y llevó a Borja a casa de su madre que vivía a escasas 5 cuadras, de regreso adquirió un vestido entallado y rojo en la tienda de su amiga Lulú, al llegar vio como Favio dormía plácidamente, así que entro a la casa y cerró con seguro la puerta de la entrada se dirigió a la cocina y finalmente a la habitación de Eira.

–¿Sucede algo tía? -Cuestionó Eira con cierto aire de falsía.

–Sucede que durante años te cuidé como mi hija y me has traicionado, no sé cómo te abrí las puertas de mi hogar.

–Así que finalmente se decidió a confesarte nuestro amor—Agregó Eira con cierta ironía en su rostro.

–No me ha confesado su vileza, los he visto besándose en el callejón del beso. —agregó Maya perturbada.

–Él no te quiere, eres una mujer sin aspiraciones y mírame a mí, soy joven, hermosa y con un porvenir tentador es obvio él se va a quedar a mi lado.

Maya sin poder contener más su cólera desarraigó un puñal de su bolso tipo Hobo que segundos antes asió de la cocina y en el acto apuñaló a Eira hasta dejarla sin vida. Minutos después Maya se duchó, se maquilló y se puso el vestido entallado que minutos atrás compró, en su rostro se dibujaba un gesto mórbido al ver el cuerpo sin vida de Eira.

Acto IV

Maya después del hecho fue condenada a 60 años de prisión, Eira falleció. Han pasado 12 años y la vida de Borja es una catástrofe: alcohol, toda clase de drogas y una vida promiscua. Por su parte Favio cada tarde pasea con su nueva esposa que irónicamente llevó a vivir a la misma casa donde ocurrieron los hechos aquella tarde de noviembre gris.

4 respuestas a “Árbol sesgado (Relato corto)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s