Mi perra vida (Relato corto dedicado a Rodolfo)

maxresdefault

-¡Me he perdido! ¡Me he perdido! –Exclamé muy asustado.
–¿Dónde me encuentro? Ven por mi madre, no me dejes solo, tengo mucho miedo…
Alguien me había raptado y mi madre no se dio cuenta, estaba encerrado en una jaula, dentro de una casa lo suficientemente sucia y desordenada. Yacían otras dos jaulas donde estaba un pit bull y un dóberman cautivos al igual que yo, era un lugar que no conocía, de pronto un hombre robusto entró con una Basset hount hembra, a ella la ató en la pata de un sillón mohoso, era muy hermosa, cuando la miré, me di cuenta de que era el amor de mi vida, finalmente era de mi raza y nunca pensé conocerla en esas circunstancias. Cuando el hombre salió, lo primero que hice fue, preguntarle por su nombre.
–Me llamo Catrina –agregó asustada.
–Qué bello nombre—le dije, yo me llamo Rodolfo. ¿Cómo has llegado aquí?
–Mi padre me abandonó a las afueras de la ciudad, llevaba una semana vagando por la ciudad y entonces este hombre me atrapó. ¿Y tú como has llegado aquí? –preguntó.
–Salí a tomar el aire y cuando iba de regreso a casa, el hombre robusto me atrapo y me subió a su furgoneta.
–Dios mío, tu madre debe estar preocupada por ti.
–Lo sé, hace unos días mi raptor me iba a vender a una familia por una mísera cantidad y me di cuenta de que mi madre ha pegado miles de fotografías mías, quizá con la seguridad de encontrarme –Agregué llorando.
–Podemos escapar- agregó Catrina en voz baja.
–¿Cómo? –preguntaron al mismo tiempo pit bull, dóberman y Rodolfo.
–He visto donde guarda las llaves el hombre y según dijo, va a pasar todo el día en la calle, seguramente en busca de más víctimas.
–Es muy arriesgado —agregó dóberman.
–Podemos intentarlo, es la única oportunidad que tenemos para escapar—agregó pit bull.
–Yo si entro a la jugada, ni quiero terminar con gente que me va a tratar mal, o peor todavía, en las manos de un taquero —agregó Rodolfo.
–¿Entonces están conmigo? —preguntó Catrina nerviosa.
–Yo si –dijo Rodolfo.
–Pues yo también—dijo pit bull.
Y dóberman por unos segundos permaneció en silencio, finalmente aclaró—Está bien yo también, les aclaro que cuando salga de aquí, no me haré cargo de ustedes porque como saben, mi raza es muy fuerte y luego todos quieren nuestra protección.
Está bien. —aclararon todos.
–Necesito que me ayudes a cortar la cuerda Rodolfo—agregó catrina, si logro escapar iré por la llave y los voy a sacar de esas horribles jaulas.
–Acércate lo más que puedas para poder ayudarte—Propuso Rodolfo.
Durante unas horas mordieron la cuerda que parecía ser de lo más resistente, por fortuna la cuerda se reventó y Catrina corrió por la llave, cuando estaba abriendo las jaulas escucharon el ruido de la furgoneta, el hombre robusto se acercaba y nos descubriría, sin embargo, cuando el hombre entró iba acompañado. Pit bull y dóberman lograron escapar. Catrina y yo quedamos paralizados y asustados. No daba crédito a lo que mis ojos veían: Mi madre era la acompañante de aquel hombre y cuando me reconoció rápidamente dijo al hombre…
–Me llevo los dos, llevo años buscando a la pareja—agregó mi madre.
–Por supuesto– agregó el hombre, se los voy a vender por el precio de 4000 pesos por los dos.
Mi madre sacó el teléfono y sólo dijo: ¡Pueden entrar, lo he encontrado!
Los policías entraron a la habitación y arrestaron al hombre. Pude regresar a mi casa, y mi madre parecía saber lo que mi ❤️ sentía por Catrina, así que también la adoptó, meses después Catrina y yo tuvimos a nuestros hijos…

2 respuestas a “Mi perra vida (Relato corto dedicado a Rodolfo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s