Lluvia negra

descarga.jpg

Puedo ver caer las gotas negras de la lluvia desde mi ventana,
sigo oculta en la oscuridad de mi habitación lúgubre,
mis pensamientos no yacen en este lugar, han viajado muy lejos,
para ser exacto a una época en mi infancia.
Veo a mi madre llenar su jarrón con las margaritas del campo,
una lágrima ha corrido por su rostro y entonces supe que esa lágrima había tenido un motivo de felicidad,
porque mi hermana llegaría muy pronto de la ciudad,
o a donde haya ido, hacía años, que no se veían, era bueno para mi madre, nunca he podido olvidar el abrazo que deseaba darle,
pese a todo, mi hermana nunca llegó y nunca más lo hizo, tampoco sé porque…
He salido a tocar la lluvia negra, no deseo regresar a casa, pero después de 15 años quiero mirar los ojos cansados de mi madre…
¿Qué decirle? ¿Cuál fue la razón de mi huida? No lo sé, y sigo esperando que la lluvia negra difumine mis pensamientos negros…

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy bonito el poema, con mucho ❤

    Me gusta

    1. Gracias Julio un saludo. He andado un poco ocupada, por esa razón no he entrado mucho a mi blog.

      Le gusta a 1 persona

      1. A mí me pasa lo mismo. Qué se va a hacer… paciencia 🙂

        Le gusta a 1 persona

      2. Así es Julio. Un saludo desde mi México.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s