Tinta de sangre

con-tinta-de-sangre-600x330

Sigo sin saber qué hacer. ¿Te llamo o no? — Una pregunta que atosigaba mis pensamientos.
Volcada sobre el herbaje, pensaba en un poema viejo que te escribí años atrás,
en aquel entonces el dolor de tu ausencia era abrasador y mi pluma solía escribir con tinta de sangre.
Hacía años que no me sentía como en aquel entonces, hoy que te vi en el tren de las diez.
¿Cuánto tiempo ha pasado? — me pregunté, y con todo yacías tumbado en el asiento abrazado a tu soberbia, a tu vanidad.
Yo como la última vez: Simulando no verte y no tener sentimientos, porque si algo aprendí, fue a esfumarlos.
Empero, a mi pluma no le puedo mentir, es mi compañera, ella viajará sumisa junto a mis sentimientos que esfumo en mis libretas, ella sabe interpretar mi alma, ¿Y qué hay de ti? — me seguía cuestionando,  tu mirada era la misma: distante, fría y por supuesto con tu exquisita fatuidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s