Camino de humo

818126473_e55982a5c2_o

Hay un camino de humo que dejé atrás.
Hay una flor que dejé tirada en el asfalto, apresuré el paso y fui a buscarte, y desde entonces la vida no dejó de ser ambigua.
Hay una mirada que abandoné en el tiempo, entre mis poemas.
Y el perdón que surca a través de mis evocaciones, sin poder marchar lejos.
Hay ese amor arcaico, que ni puedo olvidar en el silencio, ni en la vasalla soledad que cada día viene a postrarse a mis pies.
Y entonces, ese camino de humo de nueva cuenta se queda en mi recinto.
¿Y qué hacer? Caminar, o dejarlo marchar entre mis pies.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s